1470782

En medio de los festejos por la inauguración se produjo un choque entre un remolcador y una lancha

CIUDAD DE PANAMÁ (AFP y EFE).- Panamá inauguró ayer la demorada ampliación de su célebre Canal interoceánico en un ambiente de júbilo en el país centroamericano, que ahora enfrenta el desafío de rentabilizar la obra de 5 mil 400 millones de dólares, en momentos de incertidumbre para el comercio mundial.

Tras recorrer los 80 kilómetros del Canal en unas ocho horas, el portacontenedores chino “COSCO SHIPPING PANAMAShipping Panamá” hizo historia al convertirse en el primer buque Neopanamax en llegar a la esclusa de

Cocolí, en el océano Pacífico, tras salir de Agua Clara en el extremo Atlántico.

Una década después de aprobarlo en un referendo, los panameños celebraban exultantes la expansión liderada desde 2009 por la española Sacyr y la italiana Salini Impregilo, y que se retrasó un año y medio respecto a la fecha original por sobre costos, huelgas y fallas en la construcción.

Al son de la canción “Patria” del salsero panameño Rubén Blades, el navío entró en la primera de las dos flamantes esclusas, la de Agua Clara en el Caribe.

El navío fue recibido también al son del himno nacional panameño y ante unas 15 mil personas.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, que calificó al modernizado canal como “la ruta que une al mundo”, encabezó las celebraciones. En su mayoría vestidos de blanco, numerosos dignatarios, entre ellos la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, acompañaron en el palco al mandatario.

En medio del festejo, al menos cuatro empleados del Canal de Panamá resultaron con heridas de consideración, producto de un choque entre un remolcador y una lancha de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), cerca de las esclusas centenarias en el sector Pacífico de Panamá, informó la entidad que administra la vía.

A bordo de ambos transportes marítimos de la ACP se encontraban 21 empleados que fueron atendidos por socorristas y 4 de ellos fueron trasladados en ambulancias a hospitales privados de Panamá por tener “lesiones mayores”, explicó un comunicado de la ACP.

Estados Unidos, que construyó el canal original, e inaugurado en 1914, estuvo representado por Jill Biden, esposa del vicepresidente Joe Biden.

La expansión del Canal comenzó en 2007, terminó dos años después de lo previsto y tuvo un costo de al menos cinco mil 250 millones de dólares.

Problemas laborales y fricciones con el consorcio constructor lastraron las obras. Aún están pendientes de resolución varios reclamos de los constructores que piden a Panamá varios millones de dólares de pagos adicionales.

 

 

 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nine − four =